¿Qué es la energía solar pasiva?

energía solar pasiva

Índice

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
5/5 - (28 votos)

La energía solar pasiva es la forma más antigua de aprovechamiento de la luz del sol, aunque hoy día se puede obtener un mayor beneficio gracias a los avances tecnológicos en cuanto a materiales y diseños eficientes.

¿Qué es la energía solar pasiva?

La energía solar pasiva es aquella que saca provecho de la energía solar pero de manera directa, sin transformarla en otra clase de energía. Se puede utilizar de manera inmediata, o bien almacenarse sin necesidad de recurrir a instalaciones mecánicas o sistemas externos. Esta manera de emplear los rayos del sol no es algo nuevo.

Un inmueble que disponga de energía solar pasiva puede alcanzar un ahorro de casa un 70% de energía, aunque su eficiencia energética dependerá de diferentes factores como el tamaño de los espacios o la combinación con la energía solar activa. Su aprovechamiento está relacionado con el diseño arquitectónico del inmueble, con los materiales usados o con la orientación, entre otros elementos constructivos. Aunque una casa no se haya construido con estos objetivos en mente, se puede implementar la energía solar pasiva a través de reconstrucciones y diferentes cambios. Su uso combinado con otras fuentes de energía renovables es una excelente alternativa para disfrutar de una mayor autonomía energética.

Diferencias entre energía solar pasiva y activa

Hay varias diferencias claras entre la energía solar pasiva y activa. La principal y la más destacable es que la energía solar activa se basa en la transformación de una energía. Consiste en la conversión de corriente continua generada por los rayos del sol, en corriente alterna para suministrar de electricidad y luz a hogares y negocios. En cambio, la energía solar pasiva brinda la posibilidad de disponer directamente la energía que produce el sol, sin ese proceso de transformación intermedio.

Por lo tanto, para la energía solar activa es imprescindible la utilización de un dispositivo o mecanismo eléctrico que sea capaz de llevar a cabo esta transformación de corriente continua a alterna. También implica la instalación de placas solares fotovoltaicas que se encarguen de captar los rayos ultravioleta del sol y generar dicha corriente. Para implementar la energía solar pasiva, no hace falta ninguna instalación de este tipo, pero sí se requiere un diseño previo especial en la vivienda. La estructura del edificio tiene que contar con diferentes elementos que permitan el máximo aprovechamiento de la radiación solar, por ejemplo ventanas, techos o paredes especiales. La energía activa, solo necesita un sistema de paneles solares para absorber y aprovechar la luz dl sol.

Cómo aprovechar la energía solar pasiva

Las edificaciones construidas con elementos para aprovechar la energía solar pasiva se conocen como edificios pasivos. Sus ventanas y sus muros están diseñados específicamente para aprovechar de manera directa la luz del sol. Se trata de inmuebles que cumplen dos funciones. Por un lado, pueden captar, almacenar y distribuir la energía obtenida del sol en forma de calor durante el invierno. Por otra parte, también son capaces de rechazar el calor intenso del verano y mantener una temperatura ambiente más adecuada y confortable.

Para disfrutar de todas las posibilidades que ofrece la energía solar pasiva hay que tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales, como por ejemplo el clima de la zona. La temperatura media y la radiación solar de la región, influyen en la eficiencia en este tipo de proyectos. Se puede aplicar en diferentes niveles, es decir, solo en ciertos elementos de la casa, lo cual es interesante en construcciones existentes, cuando se quiere mejorar la eficiencia energética sin tener un coste de inversión muy elevado.

¿Cómo es un diseño solar pasivo?

energía solar pasiva casa

En el aprovechamiento de este tipo de energía intervienen los siguientes componentes:

  • Disposición de las ventanas y tipo de acristalamiento. La luz solar que entra por las ventanas se puede aprovechar con la instalación de un vidrio especial que capta la radiación para mantener el calor conservado en el interior de la vivienda. Además, las ventanas deben estar orientadas al sur y con una inclinación aproximada de 30º.
  • Aislamiento térmico. Un adecuado aislamiento térmico es fundamental para evitar que el calor se pierda. Un mal aislamiento puede provocar pérdidas de hasta el 30% durante el invierno, por lo que una buena parte de la energía generada se estaría derrochando.
  • Masa térmica. La masa térmica es el calor que se absorbe a través  las paredes, los techos o los suelos de la construcción. En un diseño solar pasivo se utilizan materiales (como la piedra o el ladrillo) capaces de almacenar energía para  la conservación del calor y su posterior uso.
  • Sombras. La orientación del inmueble es muy importante para evitar sombras que puedan afectar a su eficiencia energética.

Ejemplos de energía solar pasiva en viviendas y edificios

La energía solar pasiva tiene muchas ventajas, ya que ofrece múltiples aplicaciones para el hogar, más allá de una agradable climatización durante los meses fríos. Además, al igual que la energía solar activa, es una fuente inagotable, limpia y totalmente gratuita, que debemos aprovechar para un consumo energético más sostenible.

A esta interesante tecnología se le pueden dar los siguientes usos:

  • Sistemas de calefacción por suelo radiante o radiadores.
  • En chimeneas y cocinas solares.
  • Aparatos de refrigeración como aires acondicionados.
  • Calentar agua sanitaria de uso doméstico.
  • Calentar agua de piscinas climatizadas, exteriores o de interior.
  • Hornos solares.
  • Desalinización y secadores de productos agrícolas.

La energía solar pasiva, además de ser una fuente de energía ilimitada, su coste de suministro es totalmente gratuito, puesto que no se requiere incorporar la instalación de ningún tipo de dispositivo en la vivienda, ni dar de alta ningún sistema. Es una forma de autoconsumo libre y muy económica, que se puede combinar con la energía solar activa para aumentar la capacidad de la vivienda de autoabastecerse de forma independiente.

En EFC Solar somos expertos en energía solar. Contáctanos si estás considerando dar el salto hacia el autoconsumo para un mayor ahorro y un estilo de vida más respetuoso con el medioambiente.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Síguenos en
las redes sociales

Contacto

Instalar paneles solares
con EFC SOLAR

Presupuesto sin compromiso y financiación a medida*

Más artículos

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Ir arriba